viernes, 27 de abril de 2018

La importancia de las palabras

A veces no nos paramos a pensar en lo importante que son nuestras palabras hacia los niños y niñas. Pensamos que caen en saco roto, que no se tienen en cuenta...pero nada más lejos de la realidad.

Los niños son esponjas que están continuamente aprendiendo. No solo aprenden contenidos sino que también aprenden a moldear su propia personalidad basándose en los ejemplos más cercanos: su familia y la escuela.

Hace tiempo, yo estaba sentada en un aula de primaria y sentí como una maestra podía hacerme un daño horrible con sus palabras, solo con sus palabras y su forma de dirigirse a mí.

Es por esa razón que la tomé de ejemplo a NO SEGUIR. Porque a mi me hizo daño pero supe reponerme, tenía unos cimientos fuertes y un carácter (y una familia) que no me permitieron caer. 
Pero no todos los niños son igual. Hay niños más sensibles que otros...y por esta razón nosotros, los adultos, debemos cuidar mucho lo que les decimos a nuestros niños. 

Una tarde de lunes decidí dedicarle unos minutos a cada uno de ellos y les escribí un mensaje en sus mesas. Un mensaje personalizado, con sus nombres. 

Un mensaje que cuando ellos lo leyeran supieran que era mío, que para escribirlo pensé en ellos. Y sobre todo, un mensaje que les transmitiera que pasara lo que pasara, yo confío en ellos. Que CONFÍO en ellos... y ni os imagináis la reacción por la mañana (ojalá los hubiera grabado).

Sus caras reflejaban absoluta felicidad. Y muchos de ellos me dicen que cuando están en un examen, o tienen un problema, miran mi mensaje y eso les tranquiliza. Me emociono solo de escribirlo.

Os dejo con los resultados de las mesas. Las fotos son de hace tiempo...pero me apetecía compartirlas con vosotros.

A todos los compañeros que me lean os animo a decirles algo bonito cada día. El resultado se puede ver enseguida, es instantáneo. Y es maravilloso.









No hay comentarios:

Publicar un comentario